Fundas Sofá Chaise Longue

Fundas de Sofá Chaise longue - Fundas de Sofá elasticas para chaise longue derecha y chaise longue Izquierda. Fundas cubre sofás para chaise longue. Fundas para sofá chaise longue normal 240cm y chaise longue extra 290cm. Fundas Fabricadas en España por BELMARTI, EYSA y ZEBRA TEXTIL.

29 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

29 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

Saber más sobre Fundas Sofá Chaise Longue

Fundas para Chaise Longue

Estamos bastante acostumbrados a ver y a utilizar fundas para los sofás convencionales y para los sillones de nuestras casas. Pero los tiempos cambian y aparecen nuevos modelos como los chaise longue que rompen definitivamente con la imagen que teníamos de los sofás. Evidentemente, para ellos no sirven las fundas a las que estábamos acostumbrados.

Pero lógicamente, el mercado de fundas también se actualiza según van saliendo diferentes tipos de muebles y por eso, hoy es muy sencillo encontrar fundas chaise longe en cualquier tienda física o tienda online.

Estas fundas están pensadas para la forma que tiene este sofá y se pueden encontrar tanto en versiones integrales como fundas prácticas que no cubren el sofá en su totalidad y que son mucho más fáciles de adaptar que las que lo tapan por entero.

Protege tu sofá nuevo

Muchos opinan que los muebles están para ser usados y que por ese motivo no hay que proteger un sofá nuevo. Es cierto que los muebles están para disfrutarlos, pero también lo es que hay circunstancias que pueden acortar mucho la vida de estos muebles. Por ejemplo, si hay niños en el hogar o mascotas, estos no tendrán el mismo cuidado cuando se suban al sofá.

En el caso de los chaise longue, están pensados para tumbarse, pero si quién lo hace usa los zapatos o incluso las zapatillas de estar por casa, acabará rozando la zona en la que se apoya y ensuciándola. Si se lava la funda original del sofá con excesiva frecuencia, ¿cuánto crees que va a durar? En pocos meses se notará diferencia con el resto del sofá y comenzará su deterioro.

¿Y si ya se ha estropeado?

Las fundas permiten, precisamente, disfrutar del mueble sin miedo a que se pueda estropear, usándolo con total naturalidad, permitiendo que el perro o el gato se tumben a nuestro lado sin preucuparnos si hay pelos, porque se pueden lavar con frecuencia y, si se acaban deteriorando pasado el tiempo, se cambian por otras y no hay más problema.

Pero para los que ya hayan llegado tarde a este aviso, las fundas también dan una segunda vida a cualquier sofá que esté viejo, tenga roces o se haya gastado su tela. Si su estructura está bien puede aprovecharse tanto como se desee, solo hay que ponerle una funda y volverá a recuperar el aspecto impecable del primer día y todo a un precio mucho más económico que un tapizado.